Barquisimeto Roaming

Barquisimeto Roaming

Vamos. Vamos a darle duro hasta que se te ponga en roaming el teléfono. Vamos a alienarnos, arquetipo vaginal-cosificante. Vamos a hacernos popó y pipí y papá y pepé y u.u en las sillas del Teatro Juares. Vamos a mearle las paredes a Henri Falcón y asaltar a coñazos a Pastor el librero del Príncipe. Vamos a pintarle un bigote chino a la alcaldesa y hacer una performance del Plan Cóndor en la Plaza La Justicia. Vamos a besarnos con las maricas del TPL y ver cómo nos matan a pellizcos en la Concha Acústica. Vamos a caminar de espaldas por la 20 hasta el estacionamiento del bowling. Vamos a cenar mariscos en el Avispón Verde y hacer la digestión detrás de una cortina. Vamos a exigir un ambiente familiar Vamos a darnos duro hasta que suenen las alarmas.

Vamos a introducirle un recurso de amparo a tu culo hasta que nos aprueben la legalización de la anarquía. Vamos a inventarnos un título universitario en la carrera más arrecha, la más difícil. Vamos a abrir un consultorio en el Río Turbio para poner tetas y narices ecológicas. Vamos a montar un negocito de bordados y entrompamos al consejo comunal y nos hacemos ricos. Vamos a hacer brownies que dan risa y una piña colada para dos personas con jarabe de glicerina. Vamos a bajar para el este, donde se te olvida la forma de caminar, y nos ponemos de charleros en el ruta 5. Vamos a vender bocadillos de plátano y caramelos de tamarindo en el expreso Barquisimeto-Yaritagua. Vamos a volvernos a bajar y subir en otro, el de los asientos más altos, para que no vean cuando bajes la cabeza y no se den cuenta si te atragantaste.

Vamos a hacernos un examen de sangre. Vamos a enamorarnos. Vamos a decir que estás embarazada del viento y que lo del VPH fue por contagio dérmico con una llaga que tenía tu abuela. Vamos a decir que eres virgen y yo soy fiel, monocuco, como dicen por la casa. Vamos a practicar la monogamia en el hotel Evelyn y después nos comemos un pasticho en el “oasis de la Vargas” (ajáááá, comelona, ya sabes que es el hotel Yacambú). Me imagino que lo conoces por los pastichos. De carne y vergenjena los tienen. Sí, el segundo, comadre. Vamos.

Vamos a subir por la Venezuela de rodillas, como si fuera 14 de enero, o tú encima de mí, o yo en chuco, como a ti te gusta cuando andas peleona y quieres guerra. Vamos a tirarle un triki-traki a Dudamel en la cabeza, vamos a pegarle un taquito ensalivado por la espalda a Diego Matheuz, vamos a meterle peos químicos a los oboes de la Orquesta Sinfónica de Lara. Vamos a reventar toda vaina. Vamos a inventar una nueva estética de la música. Vámonos en rapidito hasta el Domo Bolivariano y presentamos un Circo del Sol a lo larense. Vamos a sacarnos una licencia de mentira y una cédula de divorciados con nombres distintos en el SAIME. Vamos a llamarnos Gerardo Fuentelabola y tú Dayana Gargantahonda. Vamos a que nos vean las buenas dotes. Vamos a que nos tomen la foto de perfil y le pongan un toque vintage, HD, HDP’s #SinFiltro. Vamos a ser hipsters por un día. Vamos a leernos a Bolaño haciendo el 69. Vamos a practicar 2666 posiciones a la hora de El Chavo.

Vamos a corregir todas las noticias del día. Vamos a montar un periódico con papel lustrillo. Vamos a ser corresponsales en Macuto, yo en El Roble y tú en Los Crepúsculos, Ciudad Gótica, como le dicen. Vamos a jugar a ser Francis Mallman y Luisa Ortega Díaz. Vamos a jugar a ser valientes y aguerridos. Vamos a misa. Vamos a rezar. Vamos a decir que no creemos ni en la mamá de uno. Vamos a meternos a chavistas, ¿cuál es el peo? Vamos a hablar pendejeras. Vamos a decir que somos anárquicos. Vamos a inventarnos un nuevo ateísmo para la inteligencia. Vamos a ser creyentes y creyones.

Vamos a inscribirnos en Artes Plásticas. Vamos a tirárnosla de peludos. Vamos a depilarnos las piernas para correr el maratón de El Impulso. Vamos a robarnos unas velitas para hacer vigilia frente a la Casa Sindical. Vamos a meternos a la macumba en el cementerio de Santa Rosa. Vamos a abandonar gallinas sin cabeza. Vamos a dejar huesos de perro en la calle del Conservatorio. Vamos a estudiar música para ser Dudamel algún día y que venga un par de coñoemadres a tirarnos un taquito por la espalda y un tumbarrancho por el orto, ché. Vamos a formar una orquesta, pero una orquesta de baile, con sabrosura. Vamos a hacer pistas de reggaetón y ganar plata. Vamos a ser DJ’s. ¿Qué te parece esa vaina? Tú pinchas discos y nos inventamos una pista Hard-Fucked-up-Techno-Rancid-Drum-Industrial-Shit-Ambient-Democratic-Historical-Strawberry Cheesecake. Vamos a inventarnos una verga arrecha, chica.

Vamos a ser buenos. Vamos a darle mucha plata a la vieja de la panadería Orquídea. Vamos a robarnos los telecajeros del bebeúveá de Los Leones. Vamos a meterle burundanga a todo el mundo y blandir la espada de Bolívar sin guantes. Vamos a hacer sobrecitos de ántrax y un álbum de barajitas con las proezas de Orlando Fernández Medina. Vamos a hacer un anuario de los rectores de la UCLA. Vamos a decirle a Villalón que nos regale un mural con las caras de nuestros cachos. Vamos a inventarnos una campaña electoral. Vamos a ganar la presidencia de la República. Vámonos a Caracas. Vamos a entrevistar a Barrera Tyszka y a Luis Britto García. Vamos a actuar en una novelita barata. Vamos a hacer videos snuff en la plaza Altamira. Vamos a hacer un sacrificio yukpa en las paradas del metro, dirección Propatria, al estilo de J.E. Pacheco. Vamos a bañarnos en la fuente de Plaza Venezuela. Vamos a aceptar que somos de provincia, guaros de mierda, y nos devolvemos.

Vamos a ser serios. Vamos a invitar a tu mamá a bañarse en la piscina del Country. Vamos a decir que los güisquis son a la cuenta 326, la del Dr. Fuentelabola. Vamos a leernos una novelita de Borges. Vamos a popularizar la coprofagia. Vamos a jugar a los pulperos enfranelados. Vamos a montar un viñedo y tener nietos con doce apellidos. Vamos a jugar golf con los indignados del Club Torres. Vamos a hacer hoyo en ninguno. Vamos a fundar una ONG. Vamos a instalar antenas parabólicas en los techos. Vamos a tirarnos una de Chuck Norris en la carretera a Bobare. Vamos a dejarnos un Dirty Sánchez hasta el sábado. Vamos a hacernos un tatuaje con la cara de Juan Canelón, el de la manga de coleo. Vamos a criar toros. Vamos a comprar zapatos. Vamos a gastarnos la plata en cocuy y cajas de fósforos. Vamos a darnos duro, como violín prestado, que es lo que dicen.

Vamos a hacer algo. Vamos a agolparnos el clémiso. Vamos a deshacernos los locos. Vamos a escribir este poema hasta que se nos caiga la señal. Vamos en go-go-go como dicen los Marines. Vamos a luchar contra el Imperio hasta que nos pongamos en roaming. Vamos a jugar a las espaditas. Vamos a inventarnos la Gran Colombia. Vamos a manuelear en el balcón de tu casa. Vamos a jugar al olvido. Vamos a decir que tu cama es una página en blanco. Vamos a jugarnos este número. Vamos a la cocina. Vamos a acabar el trapo. Vamos a limpiarnos el desastre.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− cuatro = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>