Despedida de las cosas

Despedida de las cosas

Tengo la costumbre de despedirme de los lugares y las cosas. Calles, edificios, habitaciones, lámparas, a todas las miro con una reverencia mínima antes de darles la espalda. Tal vez sea un ritual inútil o un simple ejercicio de desarraigo, pero sé que solo así puedo jugar con la perpetuidad y evitar cualquier traición posterior de la nostalgia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× ocho = 48

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>