hotel

Álvaro Montero: Hotel de verano

“Es intangible, toco su talle
Toco su cadera volátil
Aparece el festín
La melancolía lleva su bandera patria
en las primeras letras
En los primeros orgasmos”

Así comienza “La patria no se nombra”, acaso uno de los mejores poemas de este libro de Álvaro Montero. Llega a mis manos en un momento de empecinamiento poético por Barquisimeto, su historia cultural, sus estructuras intermedias, sus fracasos anidados en desorden. Es la ciudad agrupada en breves periferias, incomunicada pero paradójicamente lírica y grandilocuente.

La poesía del “viejo rebelde” es dura, densa, difícil, pero de una honestidad que hace escándalo por donde pasa. Su lenguaje es el espejo del coloquial-erudito barquisimetano. Su voz devela ese punto intermedio entre el refinamiento y la arrechera de todo poeta de provincia.

Este es uno de los cuadernos poéticos que publicó la Cooperativa Momoy en Mérida, por alla en 2008, y que me llegó por Luis Manuel Pimentel, uno de sus editores. Sirva esta reseña incompleta para pedirle a gritos “Ciudad de Cólera” a quien sea que lo tenga.

montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco × 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El vecino incómodo

América Latina entra a 2020 con un conflicto no resuelto: el éxodo masivo de venezolanos. De darse el pronóstico de ACNUR, habrá 6,5 millones de

Leer Más

El exilio no es solo el fenómeno físico de cruzar una frontera, sino también la aparición de un sentimiento que crece y transforma desde dentro, hasta convertirse en destino mismo del exiliado.

Ceslaw Milosz

NUEVO LIBRO

DIARIOS

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.