Sin-luz1704b

Barquisimeto Roaming

Vamos. Vamos a darle duro hasta que se te ponga en roaming el teléfono. Vamos a alienarnos, arquetipo vaginal-cosificante. Vamos a hacernos popó y pipí y papá y pepé y u.u en las sillas del Teatro Juares. Vamos a mearle las paredes a Henri Falcón y asaltar a coñazos a Pastor el librero del Príncipe. Vamos a pintarle un bigote chino a la alcaldesa y hacer una performance del Plan Cóndor en la Plaza La Justicia. Vamos a besarnos con las maricas del TPL y ver cómo nos matan a pellizcos en la Concha Acústica. Vamos a caminar de espaldas por la 20 hasta el estacionamiento del bowling. Vamos a cenar mariscos en el Avispón Verde y hacer la digestión detrás de una cortina. Vamos a exigir un ambiente familiar Vamos a darnos duro hasta que suenen las alarmas.

Vamos a introducirle un recurso de amparo a tu culo hasta que nos aprueben la legalización de la anarquía. Vamos a inventarnos un título universitario en la carrera más arrecha, la más difícil. Vamos a abrir un consultorio en el Río Turbio para poner tetas y narices ecológicas. Vamos a montar un negocito de bordados y entrompamos al consejo comunal y nos hacemos ricos. Vamos a hacer brownies que dan risa y una piña colada para dos personas con jarabe de glicerina. Vamos a bajar para el este, donde se te olvida la forma de caminar, y nos ponemos de charleros en el ruta 5. Vamos a vender bocadillos de plátano y caramelos de tamarindo en el expreso Barquisimeto-Yaritagua. Vamos a volvernos a bajar y subir en otro, el de los asientos más altos, para que no vean cuando bajes la cabeza y no se den cuenta si te atragantaste.

Vamos a hacernos un examen de sangre. Vamos a enamorarnos. Vamos a decir que estás embarazada del viento y que lo del VPH fue por contagio dérmico con una llaga que tenía tu abuela. Vamos a decir que eres virgen y yo soy fiel, monocuco, como dicen por la casa. Vamos a practicar la monogamia en el hotel Evelyn y después nos comemos un pasticho en el “oasis de la Vargas” (ajáááá, comelona, ya sabes que es el hotel Yacambú). Me imagino que lo conoces por los pastichos. De carne y vergenjena los tienen. Sí, el segundo, comadre. Vamos.

Vamos a subir por la Venezuela de rodillas, como si fuera 14 de enero, o tú encima de mí, o yo en chuco, como a ti te gusta cuando andas peleona y quieres guerra. Vamos a tirarle un triki-traki a Dudamel en la cabeza, vamos a pegarle un taquito ensalivado por la espalda a Diego Matheuz, vamos a meterle peos químicos a los oboes de la Orquesta Sinfónica de Lara. Vamos a reventar toda vaina. Vamos a inventar una nueva estética de la música. Vámonos en rapidito hasta el Domo Bolivariano y presentamos un Circo del Sol a lo larense. Vamos a sacarnos una licencia de mentira y una cédula de divorciados con nombres distintos en el SAIME. Vamos a llamarnos Gerardo Fuentelabola y tú Dayana Gargantahonda. Vamos a que nos vean las buenas dotes. Vamos a que nos tomen la foto de perfil y le pongan un toque vintage, HD, HDP’s #SinFiltro. Vamos a ser hipsters por un día. Vamos a leernos a Bolaño haciendo el 69. Vamos a practicar 2666 posiciones a la hora de El Chavo.

Vamos a corregir todas las noticias del día. Vamos a montar un periódico con papel lustrillo. Vamos a ser corresponsales en Macuto, yo en El Roble y tú en Los Crepúsculos, Ciudad Gótica, como le dicen. Vamos a jugar a ser Francis Mallman y Luisa Ortega Díaz. Vamos a jugar a ser valientes y aguerridos. Vamos a misa. Vamos a rezar. Vamos a decir que no creemos ni en la mamá de uno. Vamos a meternos a chavistas, ¿cuál es el peo? Vamos a hablar pendejeras. Vamos a decir que somos anárquicos. Vamos a inventarnos un nuevo ateísmo para la inteligencia. Vamos a ser creyentes y creyones.

Vamos a inscribirnos en Artes Plásticas. Vamos a tirárnosla de peludos. Vamos a depilarnos las piernas para correr el maratón de El Impulso. Vamos a robarnos unas velitas para hacer vigilia frente a la Casa Sindical. Vamos a meternos a la macumba en el cementerio de Santa Rosa. Vamos a abandonar gallinas sin cabeza. Vamos a dejar huesos de perro en la calle del Conservatorio. Vamos a estudiar música para ser Dudamel algún día y que venga un par de coñoemadres a tirarnos un taquito por la espalda y un tumbarrancho por el orto, ché. Vamos a formar una orquesta, pero una orquesta de baile, con sabrosura. Vamos a hacer pistas de reggaetón y ganar plata. Vamos a ser DJ’s. ¿Qué te parece esa vaina? Tú pinchas discos y nos inventamos una pista Hard-Fucked-up-Techno-Rancid-Drum-Industrial-Shit-Ambient-Democratic-Historical-Strawberry Cheesecake. Vamos a inventarnos una verga arrecha, chica.

Vamos a ser buenos. Vamos a darle mucha plata a la vieja de la panadería Orquídea. Vamos a robarnos los telecajeros del bebeúveá de Los Leones. Vamos a meterle burundanga a todo el mundo y blandir la espada de Bolívar sin guantes. Vamos a hacer sobrecitos de ántrax y un álbum de barajitas con las proezas de Orlando Fernández Medina. Vamos a hacer un anuario de los rectores de la UCLA. Vamos a decirle a Villalón que nos regale un mural con las caras de nuestros cachos. Vamos a inventarnos una campaña electoral. Vamos a ganar la presidencia de la República. Vámonos a Caracas. Vamos a entrevistar a Barrera Tyszka y a Luis Britto García. Vamos a actuar en una novelita barata. Vamos a hacer videos snuff en la plaza Altamira. Vamos a hacer un sacrificio yukpa en las paradas del metro, dirección Propatria, al estilo de J.E. Pacheco. Vamos a bañarnos en la fuente de Plaza Venezuela. Vamos a aceptar que somos de provincia, guaros de mierda, y nos devolvemos.

Vamos a ser serios. Vamos a invitar a tu mamá a bañarse en la piscina del Country. Vamos a decir que los güisquis son a la cuenta 326, la del Dr. Fuentelabola. Vamos a leernos una novelita de Borges. Vamos a popularizar la coprofagia. Vamos a jugar a los pulperos enfranelados. Vamos a montar un viñedo y tener nietos con doce apellidos. Vamos a jugar golf con los indignados del Club Torres. Vamos a hacer hoyo en ninguno. Vamos a fundar una ONG. Vamos a instalar antenas parabólicas en los techos. Vamos a tirarnos una de Chuck Norris en la carretera a Bobare. Vamos a dejarnos un Dirty Sánchez hasta el sábado. Vamos a hacernos un tatuaje con la cara de Juan Canelón, el de la manga de coleo. Vamos a criar toros. Vamos a comprar zapatos. Vamos a gastarnos la plata en cocuy y cajas de fósforos. Vamos a darnos duro, como violín prestado, que es lo que dicen.

Vamos a hacer algo. Vamos a agolparnos el clémiso. Vamos a deshacernos los locos. Vamos a escribir este poema hasta que se nos caiga la señal. Vamos en go-go-go como dicen los Marines. Vamos a luchar contra el Imperio hasta que nos pongamos en roaming. Vamos a jugar a las espaditas. Vamos a inventarnos la Gran Colombia. Vamos a manuelear en el balcón de tu casa. Vamos a jugar al olvido. Vamos a decir que tu cama es una página en blanco. Vamos a jugarnos este número. Vamos a la cocina. Vamos a acabar el trapo. Vamos a limpiarnos el desastre.

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − = 4

Tres poemas apátridas

Poemas publicados en el número 14 de la revista Latin American Literature Today. Se publicó también una versión en inglés, traducidos por el Colaborativo Ávila.

Leer Más

NUEVO LIBRO

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.