El retoño

El retoño

Una pompa de jabón para bañarte.

Un chupón de madreselva para el loco hambriento.
Una sarna que emancipó tus comisuras -mi nombre-

El intelecto de tu vulva me supera.
Tu labio pitoniso se oculta como la tortuga.
El caparazón tiene su cocción exacta.
La desconozco.

Ya están retoñando tus almendrones.
Aquellos tubérculos que sembré sobre tu tórax
son fantásticos tesoros de alimento.

Sigo aún con la abertura caudalosa de tus senos
Establezco tus pulmones hechos carne
tus pezones hechos timbre
de un firmamento extenso.

Empiezo a sentir amor.
Una ternura impaciente -horrorosa- me puebla.
Tu voz me circunda melódica -horrenda- plácida.

¿Esto sienten los hombres solos? ¿Hasta aquí llega el arrobo de los perros y su unión inmortal de los minutos?

Así la brevedad de tu imagen. Así el despido de tu
doliente y poniente. A esta elevación que es preferible al
hurgamiento asqueroso -dulcísimo- de hoyos, convexidades y penumbras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 + = once

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El vecino incómodo

América Latina entra a 2020 con un conflicto no resuelto: el éxodo masivo de venezolanos. De darse el pronóstico de ACNUR, habrá 6,5 millones de

Leer Más

El exilio no es solo el fenómeno físico de cruzar una frontera, sino también la aparición de un sentimiento que crece y transforma desde dentro, hasta convertirse en destino mismo del exiliado.

Ceslaw Milosz

NUEVO LIBRO

DIARIOS

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.