FIPPR2

Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico

Tuve el honor de viajar a Puerto Rico entre el 26 de marzo y el 1 de abril para leer, recitar y hablar por Venezuela en el Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico 2017. Ahí estuve junto a 15 poetas de Latinoamérica y Europa en una intensa semana de recitales, talleres y charlas en universidades, teatros y escuelas de ese fascinante país.

Han sido días esplendorosos en Puerto Rico. Conocí tanta gente valiosa, tantos lugares e historias para admirar y celebrar con reverencia. Los puertorriqueños son creadores de alegría, testimonio perfecto de ese Caribe hospitalario y encendido que festeja, ceremonia y resiste. Por luminosas-remotas-marinas-rítmicas coincidencias, Venezuela y Puerto Rico están habitados por el mismo espíritu. Son el mismo son: gritan al unísono: viven y estallan igual. Y ese es el tesoro que me llevo de esta visita.

Gracias al Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico por estos días inolvidables, gracias a los poetas iberoamericanos y caribeños por su nobleza y su honda música, gracias a mis nuevos amigos boricuas por albergarme con tanta generosidad y amor.

Me voy con el encanto entre los labios y con la promesa de volver pronto a esta isla de baile, belleza y magia.

FIPPR

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El dedo que jala el gatillo

Los migrantes son delincuentes y merecen castigo: esa es la idea que jala el gatillo. Detrás de las armas hay un ciudadano honorable que piensa: qué estamos dejando entrar a nuestro país, qué sujeto peligroso se colará para acabar con nuestra calma –que es igual a decir ideal de grandeza nacional, que es igual a decir ideal de pureza étnica–.

Leer Más

Obituarios concurrentes

a Freddy Castillo Castellanos Es mediodía en Buenos Aires. Freddy prepara la mesa. En minutos va a llegar el invitado y debe dejar los cubiertos

Leer Más

Los trenes, las muertes, las bestias

Señor, ayúdame. Nuestro camino es una cacería sangrienta. Nuestra sangre cubre las tierras mexicanas. Nuestro destino, un secuestro y dolor para nuestras familias. Ernesto y

Leer Más

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.