FIPPR2

Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico

Tuve el honor de viajar a Puerto Rico entre el 26 de marzo y el 1 de abril para leer, recitar y hablar por Venezuela en el Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico 2017. Ahí estuve junto a 15 poetas de Latinoamérica y Europa en una intensa semana de recitales, talleres y charlas en universidades, teatros y escuelas de ese fascinante país.

Han sido días esplendorosos en Puerto Rico. Conocí tanta gente valiosa, tantos lugares e historias para admirar y celebrar con reverencia. Los puertorriqueños son creadores de alegría, testimonio perfecto de ese Caribe hospitalario y encendido que festeja, ceremonia y resiste. Por luminosas-remotas-marinas-rítmicas coincidencias, Venezuela y Puerto Rico están habitados por el mismo espíritu. Son el mismo son: gritan al unísono: viven y estallan igual. Y ese es el tesoro que me llevo de esta visita.

Gracias al Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico por estos días inolvidables, gracias a los poetas iberoamericanos y caribeños por su nobleza y su honda música, gracias a mis nuevos amigos boricuas por albergarme con tanta generosidad y amor.

Me voy con el encanto entre los labios y con la promesa de volver pronto a esta isla de baile, belleza y magia.

FIPPR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 6 = treinta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tres poemas apátridas

Poemas publicados en el número 14 de la revista Latin American Literature Today. Se publicó también una versión en inglés, traducidos por el Colaborativo Ávila.

Leer Más

Vecinos Residencias Las Clavellinas

Un grupo de whatsapp de vecinos. Un día cualquiera, una convocatoria a asamblea nocturna. De pronto, una vecina es poseída por un demonio… o un espíritu jodedor.

Leer Más

G: Gastronomía, Gueto, GPS

Una arepera en el exilio tiene una vocación de amalgama: junta, arropa, relaciona. No es el lugar, sino lo que ahí se despliega: la sensación de lo propio. La gastronomía es un recordatorio de la experiencia de tener un lugar. Ese poder de lo reconocible.

Leer Más

Maté el sol de un balazo en la frente, recogí la furia, sobre una piedra deposité el amor.

Hanni Ossott

NUEVO LIBRO

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.