cloaca

La vida está abajo

La vida es más que ciudades y hombres pasándose el sudor con horarios, respiraciones mutuas y ajenas, braguetas despidiéndose en la tarde seca y amarilla. La vida es más que los cuellos anudados en un gesto cualquiera, besos livianos bajando por cualquier edificio, espaldas que van hacia sus mundos con otras rigideces. La vida es más que una sábana perpendicular a una ventana, más que una lámpara redonda en el ojo de cualquiera. La vida es más que eso, tiene que ser más. Más que retratos de aceras con dientes pegados, más que mensajes perdidos entre las ojeras, siquiera tímpanos que conducen a charcos anónimos. La vida es una hilera de moscas y debajo de ellas reposan todas las respuestas necesarias. La vida es amar al poeta y a todo aquel que se empeñe en levantar una experiencia estética de la mierda. De ahí que no es un respiro, sino un olfato, aunque poco fiable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres + = 10

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El vecino incómodo

América Latina entra a 2020 con un conflicto no resuelto: el éxodo masivo de venezolanos. De darse el pronóstico de ACNUR, habrá 6,5 millones de

Leer Más

Están aquí y allá: de paso,
en ningún lado.
Cada horizonte: donde un ascua atrae.
Podrían ir hacia cualquier fisura.
No hay brújula ni voces.

Ida Vitale

NUEVO LIBRO

DIARIOS

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.