13827316_544655815724235_797797481_n

Nana de la lástima

Pobre poesía, espléndida, fecunda y mal cuidada, pobre poesía, discreta amiga de los vértigos, mártir de charlatanes y salvajes de cara áspera, pobre de ti, tan callada, tan sacra, asediada por viajeras histéricas y perfumes de brujería. Tú tan remota como tu nombre lo dice, tú tan cerca de los embaucadores, hecha utensilio, fiesta, disfraz. Pobre poesía, tan desgastada por la trampa, pobre poesía, tan tranquila, tan de tu casa, tan incapaz de levantar la mano,

poesía, ay, poesía, cómo han querido hacerte máscaras y meterte en inventos de burócratas histriónicos, ay, poesía, cuánto exceso has tenido que aguantar, cuánto dolor de otros cargas como si fuera tuyo, ay, poesía, que no dices nada en tu paseo al basurero, ay, poesía, que soportas las veces que te empeñan, ay, poesía casa generosa que recibes al ladrón y al amateur como si fueran uno, ay, poesía cosa generosa, cosa dulce, cosa inexplicable, amiguita de todos, las lobas son tu loba, y todo el tiempo estás al borde de la muerte,

pobrecita tú, poesía, que has de soportar tanto, los desmadres del aprendiz, la aburrida acritud del consagrado, la falsedad del ojo, la midriasis, los cuerpos, poesía, pobres cuerpos que se acercan a ti y no son más que carne colgando en la memoria, ay, poesía, tú no sabes alzar la voz, tú no sabes de gritos ni de cachetadas, tampoco son de ti las rupturas, tu castigo es más bien sepulcral: una pesada guillotina de silencio.

A ti, poesía, aunque te manosean y te caen a patadas y te ponen banderas y afiches de festivales y flyers digitales y calcomanías de clubes de aficionados, no te prestas a ninguno. Dejas que te ultrajen, una y mil veces, pero no te prestas a ninguno.

Tu egoísmo es del cuerpo que se cuida. A todos pones en condición de huésped: eres libre y violenta: tu amor es implacable.

La poesía es una cosa que se derrama, te dijo alguna vez Houellebecq, y sabía muy bien lo que decía.

Tal vez tu maldad es otra. Sí, es eso.

 

Eres la falsa ilusión de todos

eres la gran ausente de cuanto se dice sobre la tierra.

Pobre poesía

(pobre poesía nada)

dejas en todos una sensación de derrota

(pobre poesía nada)

eres una maga experta.

 

Pobre poesía.

Son los tiempos horrendos del balbuceo

Tú no quieres nada de esto. Tú no vives aquí.

No voltees a nosotros

quítanos esta maraña

háznos orgullosos de nuestro asco.

 

Zakarías Zafra

Ciudad de México, 16

Ilustración: Flóres Solano

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 5 = seis

Tres poemas apátridas

Poemas publicados en el número 14 de la revista Latin American Literature Today. Se publicó también una versión en inglés, traducidos por el Colaborativo Ávila.

Leer Más

NUEVO LIBRO

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.