Verbigracia

#OciosaBrevedad: Somos ojos en caída libre

La urgencia nos quita espacios de la mirada. Distraernos, quizá, para ser testigos de lo perdurable. Recibir la ofrenda del día: admirar lo esencial de la lentitud.

 

Dolores remotos, segundos imitando abismos, memorias que arrastran eternidades: todo lo que hay de atemporal en las heridas.

 

La verticalidad del tiempo: el vértigo del día vivido.

 

Somos cadenas, traspasos, continuidades. Sumas de lo momentáneo.

 

Sin palabras somos futuros mudos, fichas obedientes, legión de marionetas desilusionadas.

 

El futuro: ese lugar enunciativo, ese espejismo de palabra, esa recreación psíquica, ese próximo después de la memoria, esa víctima de las aspiraciones, ese labrador que cayó cansado, ese que guarda tantas versiones de nosotros, ese animal de la decepción.

 

El hombre de los lejanísimos años, el distante de sí, el aquel perdido.

 

Lo remoto de las cosas, lo callado haciendo guiños a lo lejano: el encuentro del hombre y su su olvido: lo oculto de lo que se deja atrás.

 

Somos ojos en caída libre, miradas con memoria corta.

 

Lengua y cuerpo, memoria y palabra: lugares de resistencia.

 

Pudo haber sido antes, quizás en los tiempos en que el nunca reinaba. El silencio corresponde a las intuiciones: nosotros ya estuvimos aquí.

 

¿Quién ha sobrepasado este temblor? ¿A quién le pertenece esta grieta común del tiempo?


Este grupo de aforismos y poemínimos salió publicado por primera vez en Verbigracia, el suplemento cultural del diario El Universal. Pueden leerlo en su contexto original aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 9 = sesenta tres

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El vecino incómodo

América Latina entra a 2020 con un conflicto no resuelto: el éxodo masivo de venezolanos. De darse el pronóstico de ACNUR, habrá 6,5 millones de

Leer Más

El exilio es el lugar privilegiado para que la patria se descubra. Cuando ya el exiliado ha dejado de buscarla, cuando ya se sabe sin ella, entonces se le aparece.

María Zambrano

NUEVO LIBRO

DIARIOS

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.