lo que debo

Todo lo que debo

A mi emocionalidad furiosa, desgarrada, pletórica, detonante, infantil, volcánica, violenta, insaciable, apabullante, comeflor, descontrolada, desnuda, lacerada, anónima, inestable, volátil, festiva, instantánea, ácida, caliente, fragmentada, delirante, triunfante, derrumbada, indomable, salvaje, irracional, pacífica, destructiva, enarbolada, vulnerable, prodigiosa, le debo todo: la valentía, la escritura y la vivencia, el descomponerme y elevarme con tenacidad y magia, el haber amado y sido amado con insolencia, el despedirme a tiempo, el escoñetarme con sabiduría, el olvidarme de la historia y del futuro, el desapegarme y volver a sentirlo todo, el ser honesto con mi cuerpo y mi veneno, el ser consecuente con mi aliento y mi maravilla, el tener coraje para descalabrarme y hacer pedazos todo lo que me nombra y me captura. Le debo todo, todo, especialmente ese logro que todavía hoy aclamo: el vivir las vainas sin miedo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 × ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El vecino incómodo

América Latina entra a 2020 con un conflicto no resuelto: el éxodo masivo de venezolanos. De darse el pronóstico de ACNUR, habrá 6,5 millones de

Leer Más

Emigrar es siempre desmantelar el centro del mundo y mudarnos a uno de sus fragmentos, a uno solo y desorientado.

John Berger

NUEVO LIBRO

DIARIOS

SUSCRIPCIÓN

Deja tu correo acá si quieres recibir un resumen de lo que pienso, digo y hago cada mes. No hago spam.